Fotografía: Rodolfo Vilchez

La historia detrás de “No voy a verte más”


En el verano de 1992 cuando estaba en la Trilce preparándome para entrar a la universidad conocí a una chica que me cautivó. Recuerdo que busqué la forma de acercarme a ella y así nos hicimos amigos. Llegamos a ser casi enamorados y a pesar de que solo nos dimos un par de besos me enamoré perdidamente de ella sin saber que terminando ese verano empezaría mi sufrimiento. Cuando terminaron las clases intenté comunicarme con ella muchas veces pero nunca más me contestó el teléfono. No entendía nada hasta que un día una amiga en común me contó que había regresado con su ex enamorado. Me sentí devastado, solo y abandonado. Para desahogar esos sentimientos de tristeza quise escribir una canción.

Una noche cuando estaba tocando la guitarra en la sala de mi casa y avanzando algunas líneas mi amigo Harry Reyes vino a buscarme. Le dije que estaba escribiendo una canción y le pedí que apuntara las frases que yo iba cantando. Nunca voy a olvidar la emoción que vi en su rostro a medida que avanzaba. Cuando la terminé Harry me dijo que la canción había quedado increíble.
Así fue como escribí una de las canciones más exitosas de Libido “No Noy a Verte Más”.

15 años más tarde caminando por Larcomar me encontré con ella y me felicitó por el éxito de Libido. Nunca le conté que una parte de ese éxito fue inspirado por ella.

Toño Jauregui

Comentarios

comentarios